miércoles, 9 de enero de 2019

El arco rebajado: La casa Isabelina 3.Un detalle




Hay un detalle que nos permite datar, en un instante, algunos de los primeros edificios que hemos denominado "Isabelinos". Se trata de un tipo de arco que enmarca los huecos en muchos de los primeros edificios de este tipo: el arco rebajado.



Este detalle, que nos permite deducir con bastante exactitud la fecha de construcción de algunos de los primeros edificios isabelinos, supuso una clara tendencia en la década de 1860, donde aparecían en combinación con fachadas enfoscadas y un "tono" estético aún de influencias clásicas italianizantes. Es decir, donde aún no aparecían las fachadas de ladrillo visto con decoraciones de influencia mudéjar. Tampoco había aparecido aún el uso del mirador acristalado.


Los edificios que presentan estas características están fechados dentro la década de 1860.


En la mayoría de los casos, este arco rebajado aparece unicamente en la entreplanta del edificio.



El origen de esta tendencia, se encuentra en el impacto que supuso la estética de los edificios construidos en la reforma de la Puerta del Sol, que se convirtieron en los primeros edificios del estilo "isabelino". 
En el proyecto de Lucio del Valle, Juan Rivera y José Morer, los edificios del lado semicircular de la plaza se poyectaron unitariamente, todos con el mismo tipo de fachada, incluyendo arcos rebajados para los huecos de la entreplanta.






Es esta la referencia que se toma en la siguiente década, y que presenta numerosos ejemplos en Madrid, sobre todo en el casco antiguo.



En algunos casos, el uso del arco rebajado se extendió a todos los huecos del edificio. Ejemplo singular de ese uso y de esa época es la calle San Gregorio, donde gran parte de la calle presenta este tipo de arco en todos los huecos de los edificios, en concreto en los números 3,5,19 y 21, obras del año 1962 del arquitecto Tomás Aranguren.










En la siguiente década, la de 1870, parece desaparecer el uso de este recurso estilístico, que no obstante reaparecerá, con algo menos de intensidad en proporción, en la década de 1880, sobre todo a finales, especialmente en el año 1888. En esta  segunda etapa, se da ya en combinación con la nueva tendencia de la segunda fase del estilo "isabelino", el ladrillo visto en la composición de la fachada y recursos estéticos del mudéjar en muchos casos.  Es no obstante una época ya con múltiples combinaciones y recursos estéticos en las fachadas. La presencia de los miradores acristalados ya es habitual.


















En la década de 1880, en algunos casos, el arco rebajado se reinventa, distorsionado el arco en tramos geométricos.






Para más información sobre el estilo "isabelino"

-Normativa y Forma de Ciudad. Regulación de los tipos edificatorios en las ordenanzas de Madrid. Jose Mª Esquiaga Domineguez. 1990.Tesis doctoral. Universidad Politecnica de Madrid. Escuela superior de Arquitectura.
-1.Madrid. La capital se hace ciudad. Vol.2. Jose Luis Diaz de Liaño y Juan Enrqiue Diez Ortells. Ecobook.2016
-Arquitectura de fachadas en las casas unifamiliares en el siglo XIX. Aspectos visuales y decorativos. Julio A. Soler Ballesteros. Laboratorio de Arte.
-2.Madrid SXIX, tomos I y II. Ramon Guerra de la Vega.1993.
-Aquitectura y espacio urbano de Madrid en el siglo XIX. MAD. Ciclo de conferencias. 9-7 octubre de 2008. Ayuntamiento de Madrid. Museo de Madrid.
-Guía de arquitectura COAM. Tomos I  y II e introducción.
-Revista del Museo Romántico. Año 1999. Número 2.
-Revista del Museo Romántico. Año 2006. Número 5.
-http://urban-networks.blogspot.com.es/
-El hierro en la arquitectura madrileña del siglo XIX. Mª Rosa Cervera Sardá.UAH.Ediciones la Libreria.2006
-Un itinerario por el Madrid Isabelino de 1859 del liberal colombiano José Maria Samper. Ayto , Madrid. Instituto de Estudios Madrileños. Leoncio Lopez-Ocon1987.





Contrastes Metropolitanos 4


lunes, 3 de septiembre de 2018

El templete perdido y sus no cumplidas reconstrucciones



Ahora que las obras en la estación de metro de Gran Vía han descubierto el antiguo hueco del ascensor y que vuelve a oírse, por enésima vez, la posibilidad de la construcción de una réplica del famoso templete de acceso a la estación de la Red de San Luis (hoy Gran Vía) diseñado por Antonio Palacios, parece un buen momento para ver el estado de los restos originales de aquel templete, que se encuentran en el pueblo natal del arquitecto, Porriño (Pontevedra), dentro de un parque a las afueras del municipio. 

Este es, en detalle, el aspecto actual:










































Según nos recuerda un cartel en el parque de Porriño, estos restos (lo llaman "arco") "formaban parte de los accesos al Metro de Madrid. Diseñado por Antonio Palacios en 1919 para la inauguración de la primera linea de la red metropolitana de Madrid, la estructura contaba con dos fases diferenciadas: una portada realizada en granito, restos que podemos observar hoy en dia, y una estructura de hierro y cristal, la marquesina, muy innovadora en su momento.
El "arco" fue recuperado gracias a la presión ejercida por el Colegio de Arquitectos de Madrid y el arquitecto Carlos de Miguel,  ante la perdida de este patrimonio de la arquitectura contemporánea realizada por el arquitecto de Porriño..."

Muchas han sido las veces que se ha hablado sobre la reconstrucción del templete o sobre la posibilidad de trasladar de nuevo a Madrid los restos de Porriño para su reconstrucción. A pesar de ello y del evidente interés general y el icono que supone en el imaginario colectivo de Madrid, hasta la fecha no se ha realizado.

En el año 2008, el ayuntamiento de Madrid anunció oficialmente la construcción de una réplica:

Fotomontaje del Ayuntamiento año 2008

Ayuntamiento de Madrid. Proyecto año 2008

2008 El ayuntamiento de Madrid anuncia reconstruccion templete


Se trataba aquel proyecto de una re-interpretación libre del templete  que iba a ser instalada en el lugar que ocupó la de Palacios, sin marquesina y haciendo las veces de arco o puerta de entrada a la zona peatonal del eje Fuencarral-Montera, aprovechando además la celebración del centenario de la Gran Vía.
 Sin aviso alguno, y para sorpresa de muchos, lo único que se puso fue un olivo.

Ahora de nuevo, se rumorea que tras las obras de conexión de la estación de Gran Vía con la del tren de Cercanías de Sol se construirá una réplica. ¿Será la definitiva?
Y..¿no podría traerse la pieza original de Porriño que salvó el Colegio de Arquitectos de Madrid?.



Para más información, en nuestra anterior entrada sobre el metro de Madrid y Antonio Palacios:

http://madridmetropolis.blogspot.com/2013/07/el-metro-de-madrid-y-antonio-palacios.html