domingo, 18 de noviembre de 2012

Pasaje del Comercio-Pasaje Murga

Entre la calle de La Montera y la calle Tres Cruces se encuentra el pasaje comercial decimonónico mejor conservado de Madrid. Construido en el año 1845, es el último testimonio madrileño de los pasajes que en el siglo XIX se pusieron de moda en toda europa y que empezaron a manifestarse en Paris, Londres y Bruselas.
En Madrid tuvo un buen desarrollo este tipo de construcción , sobre todo en los alrededores de la Puerta del Sol, donde llegó a haber hasta seis, además de algunos proyectos no ejecutados finalmente.

Entrada calle Montera




El Pasaje del Comercio fue construido por inciativa de don Mateo Murga, propietario de los terrenos y miembro de una familia de comerciantes y financieros vascos asentados en Madrid, que participaron en la reforma de la zona y en la edificación de algunos solares de la Gran Via.

 Consiste en dos tramos cubiertos separados por un patio descubierto con locales comerciales, que en su momento albergaron tiendas y un cafe muy frecuentado
La estética del pasaje se encuentra muy en la línea de los parisinos,como por ejemplo, la Galerie Vivienne.


 El arquitecto Juan Esteban Puerta se encargó del proyecto que debia susituir a un antiguo pasadizo que comunicaba Montera y Tres cruces a través de los patios de la casas que allí se encontraban.

Esta zona se estaba convirtiendo en importante centro del comercio y de la moda, hasta el punto que Mesonero Romanos llega a comparar estas calles con las "Vivienne y Richellieu de Paris", según nos indica  "la población de estas calles es exótica (especialmente la de la Montera) compuesta en su mayor parte de naturales de Francia".
Es posible que la apariencia parisina del pasaje no sea casual.

La zona estaba en pleno auge de construcción de pasajes comerciales, como el mismo Mesonero Romanos comenta en el año 1861 y al respecto de la desaparecida Traviesa de los Negros que "se convertirá pronto en una continuación de la nueva de Tetuan o en una elegante galeria de cristales".



La decoración llama la atención por sus arcos de medio punto, pilastras planas, columnas y capiteles vegetales.




Parte de la fisonomía original se perdío al aumentarse el número de plantas, pero en general mantiene su apariencia original.



El pasaje comunica el número 33 de la calle Montera con el número 4 de Tres cruces.


Fachada calle Tres Cruces



Detalle de la puerta en la calle Tres Cruces. Año de 1845

Los pasajes entraron en decacencia décadas despues, debido al cambio en los gustos del consumo y al desarrollo de los grandes almacenes.
En casi todas las ciudades entraron en el olvido y el abandono.
Fuera de España, en los últimos años parecen resurgir y salir de su letargo,en parte gracias al turismo, aunque sin perder su apariencia decadente,

 El pasaje del Comrcio sigue en el olvido, con pocos locales ocupados, tiendas de temporada, accesorios de telefonia o compra venta de oro.
Tal vez, algún dia, despierte.



Detalle de la Galerie Vivienne de Paris



 Para más información:
-"Los pasajes comerciales de Madrid". Carmen del Moral Ruiz ediciones La Libreria
-Guia Arquitectura de Madrid. Tomo I. Coam.
-"El antiguo Madrid". Mesonero Romanos.1861

texto: Álvaro Rey
fotos: Manuel Rey/Álvaro Rey

3 comentarios:

  1. Habré pasado cientos de veces y nunca me he fijado. La próxima vez sin falta entro a curiosear.
    Buen reportaje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Katy. El pasaje deberia volver a sus origenes, con un café y tiendas con algo más de encanto que las actuales. La sensación actual es de abandono.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hoy he pasado por este pasaje, puesto que trabajo muy cerca. Y sinceramente he alucinado, han hecho una especie de reforma destrozando las fachadas!!! Quitando las pilastras los capiteles etc… algo muy lamentable, entiendo que este pasaje debería estar protegido.

    ResponderEliminar