viernes, 4 de abril de 2014

La Red de Pasajes en torno a Sol






Nunca existieron todos juntos, ni tal vez nunca hubo un plan centralizado para su construcción y ubicación, pues se construían por iniciativa privada pero, ya sea por una motivación inconsciente  o por el impulso y recomendación de algunos personajes ilustres de la ciudad, pudo exisitr una red de pasajes y galerías comerciales que rodeaban la Puerta del Sol, lugar que en los albores del siglo XIX empezaba a concentrar la vida comercial de Madrid, red que se iría completando en la segunda mitad del siglo XX y que de haber coexistido en el tiempo, no destruyéndose muchos de ellos, hubieran constituido un curioso cinturón comercial, una vida y un mundo interior que, a pesar de su diferente tipología y épocas de construcción, hubiera resultado peculiar y homogéneo.
Vamos a ir en busca de los restos de esta red e imaginar cómo fue y como podría haber sido.

Los pasajes comerciales fueron una tipología edilicia desarrollada en Francia en el siglo XVIII y que se difundió por toda Europa en el siglo XIX, destinada a ubicar la nueva y pujante vida comercial de la ciudades.
En Madrid, será ya en la década de los años 40 del XIX, en plena época Isabelina, cuando se empiezan a construir, de forma aislada algunos y creando una pequeña red continua en otros, rodeando el corazón de la ciudad y su Puerta del Sol.
En este Madrid Isabelino, la idea de este tipo de pasajes era defendida con entusiasmo por ejemplo, por Mesonero Romanos, cronista de la Villa, académico y fundador del Ateneo.

En 1848 consta la existencia ya de 5 pasajes construidos en Madrid según el diccionario de Madoz

Empezaremos por el primero de todos ellos, el pasaje San Felipe, construido en 1839.
Pasaje San Felipe 1849. Imagen de "La Ilustración" de "Ediciones la librería"

Este pasaje, formaba parte de uno de los primeros mercados cubiertos de Madrid, el de San Felipe, sito en el solar del antiguo convento de San Felipe Neri.
Se trataba de un espacio de cubierta metálica acristalada, con formas y elementos decorativos entre neo-góticos y neo-mudéjares

Buscamos sus restos en la manzana delimitada por  la calle Bordadores, Mayor, Hileras (donde consta que existían sus tres accesos) y la plaza de Herradores.
Fachada Calle Bordadores 5
En este caso, no encontramos resto alguno que pueda indicarnos que allí hubo alguna vez una pasaje comercial, aunque algunos accesos interiores se asemejen a una pasaje y nos lo recuerden
Interior de la manzana Bordadores/Arenal/Hileras. Acceso particular.

En esta manzana, y en la calle Arenal esquina Bordadores, encontramos cegados dos accesos con arco de medio punto, muy en la línea de la estética de los pasajes de la época y en un edificio destinado a uso residencial y comercial . En uno de los medallones en el acceso cegado, se indica la fecha 1861, plena época del esplendor de los pasajes en Madrid. No hemos podido confirmar ni descartar que fuese un pasaje conectado con San Felipe o el mercado de San Felipe, que se encontraba justo detrás.

Accesos cegados calle Arenal esquina Bordadores

Medallones en accesos cegados calle Arenal

Año de 1861. Acceso cegado Arenal/Bordadores

Vista del conjunto calle Arenal esquina Bordadores. Segundo acceso cegado.
Volvemos a subir Bordadores, casi hasta la calle Mayor. En el lugar donde debía encontrarse una de las entradas al Pasaje San Felipe se encuentra hoy uno de los más típicos bares asturianos de Madrid. No encontramos restos del pasaje, pero es un buen sitio para una parada.



Quesu, tortilla, chorizo o parrochas, qué mejor para acompañar una sidra. Buscamos un hueco, que no es fácil.


Salimos del Ñeru algo más consolados de no haber encontrado nada  del pasaje San Felipe.
Si hubiéramos estado en el Pasaje, y después de observar su arcos ojivales y sus escaparates decimonónicos, saldríamos por Bordadores, como hoy lo hacemos del Ñeru y enlazaríamos de inmediato y justo enfrente, en la calle Mayor, con otro pasaje, llamado la Calle del Arco del Triunfo. Aquí está todavía.

Calle del Arco del Triunfo, acceso calle Mayor
Fue construido  entre los años 1845-1860  y constituye un acceso a otra área comercial cubierta y que, aún no siendo concebida con una tipología de Pasaje o galería comercial como tal, es de hecho la primera de ellas, los soportales de la plaza Mayor y sus aledaños, tal y como lo fue en París la zona porticada del Palais Royal, y que luego se transformó en galería comercial..


Interior de la calle del Arco del Triunfo

Tiendas en los soportales de la Plaza Mayor
Esta zona comercial cubierta se extiende por la plaza Mayor, la calle Toledo, calle Ciudad Rodrigo, calle Gerona y la calle Botoneras. Aún queda alguna tienda del siglo XIX.
Soportales Casa de la Panaderia. Plaza Mayor. Madrid

Acceso a la calle del Arco del Triunfo desde la Plaza Mayor.


Tiendas en los soportales de la Calle Toledo.
Ahora salimos de ver sombreros, capas, sellos, relojes y recuerdos para turistas, por la calle Gerona, atravesamos la plaza de la Provincia  y giramos por la plaza de Santa Cruz. Seguimos viendo tiendas y seguimos a cubierto. Cruzaremos hasta la calle de la Bolsa, y en la primera calle a la izquierda, la calle Paz, entramos en su Galeria Comercial.

Galería Comercial, acceso calle Paz. Al fondo, Teatro Albéniz
Olvidada, casi desierta, esta galería con estética de los años 50 conserva algo de vida con diferentes comercios, alguna relojería, alguna mercería...
Galería calle de la  Paz. Madrid

Desde su entrada divisamos una clásica taberna Madrileña, hoy "La casa de la Torrijas", pero que se mantiene idéntica a cuando se llamaba "El as de los vinos" o "El anciano rey de los vinos"( al igual que la que aún existe en la calle Bailén). Fundanda en 1907. Otra buena parada, para tomar un vino y comer una torrija.

Vista de La casa de las Torrijas desde la Galería de la calle Paz

Azulejos, saturadora de seltz, mesas con antiguos anuncios, vino de frasca, torrijas...Típica taberna madrileña, con una de las atmósferas de antaño mejor conservadas de Madrid,

Seguimos por el pasaje. La estética, el acabado de suelos y la sensación de olvido nos recuerdan al Pasaje Mutualidad y a la Gran Galeria, lejos de esta zona y de los que ya hablamos en otras de nuestras entradas: Pasaje Mutalidad  y  La Gran Galeria




La Galería, vigilada por el portero en su típica garita, nos da salida a la calle Carretas.




Acceso calle Carretas Galería Comercial. Al fondo el antiguo Hotel Madrid

En la calle Carretas y tan solo a unos metros bajando hacia la Puerta del Sol, enlazaríamos con la Galería de la Exportación Comercial, construido por Francisco  de Cubas, arquitecto y alcalde de Madrid. Pero, lástima, hoy es un bingo, tras haber sido también un cine.


Fachada de la Galeria de la Exportación Comercial, hoy un bingo.



La fachada mantiene sus elementos fundamentales, aunque ha desaparecido parte de su ornamentación, como las estatuas. Las hornacinas están ahora vacías.



Si pudiésemos entrar en la antigua Galería, podríamos salir bien por la calle Cádiz
Acceso calle Cádiz , hoy salida de emergencia del bingo

O bien  por la calle Espoz y Mina, justo enfrente de otro pasaje comercial

Acceso calle Espóz y Mina hoy salida de emergencia del Bingo
El Pasaje Matheu, obra de 1847, aunque mutilado, es uno de los mejores ejemplos de pasaje comercial del XIX en Madrid, tal vez, junto con el recientemente también mutilado Pasaje Murga. .El Matheu, hoy sin su cubierta de cristal y destruidas sus fachadas principales y los arcos de entrada, mantiene a pesar de ello la esencia de su estética de pasaje comercial..

Cubierta del Pasaje Matheu. Ediciones la libreria

Pasaje Matheu. Detalle pabellones laterales.

En la calle Espoz y Mina, 4, 6 y 8 se conserva otro conjunto de viviendas construidas por el mismo arquitecto y promotor, en 1841, que tiene gran similitud estilística y compositiva con el Pasaje. Ambos son ejemplos representativos de la tipología de edificios de viviendas construidos en el Madrid del segundo tercio del siglo XIX.


Alzado pasaje Matheu. Ediciones La Libreria
En esta misma zona, en el año 1848 hay constancia de la construcción de otro pasaje más, el Pasaje Jordá, también entre las calles Espoz y Mina y Victoria. Era ya esta zona, la de mayor concentración de pasajes.

En busca de restos del Jordá, no conseguimos encontrar nada concreto, solo algunos detalles en las fachadas nos hace dudar donde se encontraba exactamente.

Los círculos en la fachada del número 5 de la calle Victoria (justo encima de la Taberna El Buscón) recuerdan mucho a los que presentaba una de las fachadas del pasaje Jordá, la que daba a esta misma calle, como se puede ver en estas dos imágenes, pero no sería coherente con la  otra salida por Espoz y Mina, pues está en la manzana contraria.
¿Restos de Medallones de entrada al Pasaje Jordá en la calle Victoria?
Detalle de una de las fachadas del alzado del Pasaje Jordá. ¿Son los mismos circulos de Victoria 5?
La portada del número 1 de la calle Victoria, recuerda a la entrada de la parte baja del alzado del Jordá, pero con la fachada que se correspondería  a Espóz y Mina
Portada con la placa que recuerda las tertulias de La Fontana de Oro.¿Estaba aquí el pasaje Jordá?

Alzado Pasaje Jordá, Imagen extraida de Pasajes Comerciales de Madrid. Edit. La Libreria.
Era esta una zona de comercios y locales afrancesados, con los típicos cafés y restaurantes que acompañaban a los pasajes parisinos, como La Fontana de Oro, lugar de tertulias, muy recordado por Mesonero Romanos en sus libros, y restaurantes como Lhardy.


La Fontana de Oro. Madrid

En este solar y desde época de Carlos III hasta 1856, estuvo la antigua fonda de la "Fontana de Oro" y el posterior café del mismo nombre.
La Fontana de Oro es hoy uno de los más antiguos pubs irlandeses de Madrid.


Lhardy. Madrid.

Lhardy fundado en 1839 por el francés Emilio H. Lhady, fue uno de los primeros restaurantes a la francesa de Madrid, conserva en su diseño y ornamentación el estilo del segundo imperio francés y el Madrid Isabelino. Se trata de un local muy afín al ambiente de los pasajes comerciales que lo rodeaban y muy nombrado también por Mesonero Romanos en sus libros sobre Madrid.

Lhardy. Madrid.


Justo enfrente y permitiendo enlazar con los dos anteriores,  arrancaba otro de los pasajes, el  Pasaje de Iris (año 1847), del que parece que hoy no queda nada de sus tres galerías con salida a Alcalá y una a Carrera de San Jerónimo (no hemos encontrado imagen antigua suya), destruido para construir el conjunto del bancos que serían del Credit Lyonnais. No podemos contrastar si queda algo de él en el número 5 de la carrera de San Jerónimo, aunque dado que el edificio actual ya no se corresponde con la época, parece poco probable.



Saliendo de este, encontramos otro "pasaje", pero que no es tal. Es el Pasaje de la Caja de ahorros.
Hubo para este lugar varios proyectos para hacer grandiosos pasajes comerciales, uno de ellos del gran arquitecto José Grases Riera en 1901. Este proyecto, que hubiera sido el más espectacular de los pasajes madrileños, compuesto por hasta seis galerías, nunca llegó a realizarse.
Interior Pasaje Grases-Riera en Alcalá/Aduana/Montera. Foto "Solo Arquitectura"

En 1938 hubo otro proyecto de Pasaje para este lugar, en este caso de otro gran arquitecto,  Fernando Garcia  Mercadal.
Proyecto pasaje calle Alcalá-Aduana. Imagen extraída de "Solo Arquitectura"

Proyecto pasaje calle Alcalá-Aduana. Imagen de "solo arquitectura"

Sin embargo, nos conformaremos con atravesar el Pasaje de la Caja de Ahorros para, de inmediato, entrar en nuestro siguiente destino.

Pasaje de la Caja de Ahorros.Madrid

Se trata de otra galería comercial, con accesos por la calle de la Aduana (suele estar cerrado) y la calle Montera.
En este caso, la estética de los 70 nos absorbe.


Interior Galería Montera 24
El edificio, con cierto aire brutalista, genera desasosiego en el casco antiguo.
Galeria Montera 24. Acceso calle de la Aduana



Salimos entonces, dejando atrás centros de tatuajes y sex-shops, por la calle Montera.
Tenemos aquí dos opciones, el más moderno pasaje Montera 27 y el decimonónico pasaje Murga o del Comercio. Del primero nos echa para atrás su estado y su ambiente. Por otra parte, nos recuerda al diseño de Mercadal para el Pasaje Alcalá-Aduana a solo unos metros que vimos antes.



La mejor opción es El pasaje del Comercio o Murga, del que ya hemos hablado en otra de nuestra entradas
Pasaje Murga o del Comercio

Pasaje Murga antes de las obras de destrucción de su decoración

Su estado actual es deprimente, después de la ya denunciada destrucción de su decoración original
Destruccion del Pasaje Murga

Ahora estamos en la plaza del Carmen, ya sea a través del Pasaje Montera 27 o del Pasaje Murga.
Este es el primer tramo que tenemos que ir a descubierto. Podemos bajar a la calle del Carmen, llegar a Preciados y atravesar el Corte inglés si queremos seguir de tiendas y seguir a cubierto.
Por la salida de la calle Tetúan vamos al siguiente destino, el centro Comercial Arenal 1



Es este un edificio creado con uso comercial ya en sus inicios, aunque la galería o pasaje presenta actualmente una estética de gusto dudoso y aunque no hemos localizo la fecha de la reforma, presenta una apariencia que parece años 80 o 90





Fachada Comercial Arenal 1





Al salir, podemos entrar en los patios comerciales del Palacio de Gaviria, del que ya hablamos en otra entrada anterior Patios Comerciales II: Palacio Gaviria,  o bien entrar por la Travesia Arenal al pasaje del Teatro Arenal.



También entre tiendas de maletas, salimos por la calle Mayor, justo aquí se encontraba una de las sucursales de la ilustre relojería madrileña de Carlos Coppel: Coppel



Acceso al pasaje del Teatro Arenal por la calle Mayor.

En este solar, para el que hubo un proyecto de Antonio Palacios y Pedro Muguruza para construir un banco, tiene como vecino a otro edificio de Palacios, cuyo patio comercial tratamos ya en otra entrada: Patios comerciales I: Casa Palazuelo

Al salir de este maravilloso patio acristalado y en la misma puerta del sol, podemos terminar nuestro recorrido en otro edificio comercial, las Casas del cordero, del año 1846, hoy en dia también Bingo, llamado Sol-park

Acceso a las Casas del Cordeno. Puerta del Sol. Madrid.




Casas del Cordero. Año de 1846

Su interior nos recuerda de nuevo a los pasajes comerciales parisinos
Pasillo de entrada al área comercial de la Casas del Cordero.Puerta del Sol.
No hemos encontrado constancia de que este amplio pasillo y patio comercial tuviera salida ni a Esparteros ni a Pontejos, pero parece que el edificio hubiera sido diseñado para ello.

En el siguiente mapa podemos ver los diferentes tramos de pasajes y galerías que hemos recorrido ,como "Flaneurs Baudelerianos",  en busca de aquella red de pasajes que nunca llegó a existir.


Mapa y galerias comerciales en torno a la Puerta del Sol de Madrid


Para más información:

-"Los pasajes comerciales de Madrid. Una precoz incitación al consumo". Carmen del Moral Ruiz. Ediciones La Libreria.
-Arquitectura de Madrid.Tomo 2.Casco Histórico. COAM
-"Manual de Madrid" (1831)y "El Antiguo Madrid" (1861) de Mesonero Romanos.
-"Passages couverts parisiens.JC Delorme y A.M. Dubois. Edit. Parigramme.
-"Londres-Paris: Teoria arte y arquitectura. Antonio Pizza. Edit. UPC
-Foro "Solo Arquitectura": http://www.soloarquitectura.com/foros/threads/edificios-que-nunca-se-realizaron.70387/page-12






6 comentarios:

  1. Hola Álvaro, enhorabuena por este increíble recorrido comercial "casi" a cubierto. Has sacado a la luz un patrimonio y tipología comercial histórica en vías de desaparición que debería ser protegido y potenciado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, muchas gracias por tu comentario. Si, es una pena que no se conservaran todos los pasajes y que no se realizaran todos los proyectos. Lo que queda, debería estar bien protegido y cuidado.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Enhorabuena Álvaro. Has hecho un trabajo formidable y completísimo, para quitarse el sombrero. Después de lo ocurrido con el Pasaje del Comercio, solo queda resignarse y lamentar el desinterés de la administración por los pasajes comerciales, que, si bien, como apuntas, nunca constituyeron una verdadera red, son patrimonio de todos nosotros. Deberían ponerse en valor.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús. Es cierto, solo queda resignarse por el desinterés en el patrimonio de Madrid, y su constante destrucción. Es una pena que la ciudad se empobrezca cada día un poco más en lugar de potenciar el conocimiento y conservación de este patrimonio.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  3. Te has dado un buen paseo sin duda. Conozco bastantes otros ni los he oído tan siquiera.
    Muy interesante y a veces nostálgico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Katy. Si, es un buen paseo, y nostálgico sin duda, de lo que pudo ser y no fue.
      Un abrazo.

      Eliminar