miércoles, 10 de febrero de 2021

Los arcos del Palacio de Allendesalazar -Detalles Metropolitanos 1-


Detalle de arcos en la fachada lateral del antiguo palacete de D. Leonardo Allendesalazar en la calle General Oraá, 28 de Madrid.

Obra de 1914 de Antonio Flórez Urdapilleta 

El edificio cuenta con una intrincada historia, que incluye su origen como residencia de un importante militar de familia aristocrática vasca,  el fallecimiento allí de Millán Astray (fundador de la Falange), ser sede de la Dirección General de Mutilados del Ejército, su ocupación por parte de un colectivo neonazi y pertenecer a un campus universitario, de momento.

Puede verse parte de esa historia, en articulo de ABC:


Para más información:

viernes, 8 de enero de 2021

El Neomudéjar y la búsqueda del estilo nacional



"El estilo mudéjar, más propio que otro alguno, así por su origen como por su constitución, para representar en las regiones de las artes...los poderes del Estado... un arte sin igual capaz de satisfacer sin fastuosidad las mas nobles necesidades de la vida....el estilo mudéjar estaba llamado a ejercer influencia en la cultura española, influencia que llega hasta nuestros días tanto en las esferas arquitectónicas como industriales..."

En 1859 el historiador y crítico de arte José Amador de los Ríos (1818-1878) utilizó por vez primera el término mudéjar y lo hizo en su discurso de ingreso en la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando de Madrid, considerándolo como el tipo de construcción más propiamente español. 
(se puede acceder aquí al texto completo de, discurso):


También así lo manifestó Marcelino Menéndez Pelayo, como "único tipo de construcción peculiarmente español del que podemos envanecernos".

Arranca pues en ese momento, siglo XIX, una carrera por constituir este estilo arquitectónico como referente nacional (y que llegaría hasta principios del SXX), tal y como se estaba haciendo en otros lugares con el gótico y el neoclasicismo, como es el caso de la Inglaterra Vitoriana o el Segundo Imperio Francés.

Aunque el siglo XIX español y madrileño están igualmente caracterizados por el eclecticismo y los historicismos de todo tipo, como en toda Europa, el neomudéjar es el historicismo que mejor se identifica con lo genuinamente Español, tal y como hemos descrito, frente a los "revivals" que podríamos clasificar como internacionales (románico, gótico...), algo único de España y de Madrid como su capital.
 
Escuelas Aguirre. Madrid. Detalle decoración neomudejar
 

Reconocibles son en otros paises esas nuevas interpretaciones del gótico o el clasicismo, con sus "neos" como referentes de sus paises y su época, aún cuando no unicamente fuesen "suyos" esos estilos arquitectónicos, ni únicas esas neo-interpretaciones como referentes de la época, véase que en el llamado "estilo victoriano" (mas propiamente época victoriana) aunque predominando en gran medida el estilo neogótico, una buena parte de las construcciones seguían teniendo al clasicismo Palladiano como referencia. Veáse por ejemplo las referencias a este efecto en el "Victorian buildings of London 1837-1887" de Gavin Stamp y Colin Amery.
 
 
Estación ST. Pancras.Londres. Icono del estilo Victoriano.
 

 Ni tampoco lo fuera el impresionante barroquismo del II imperio francés compaginado con el neoclasicismo  higiénico y aséptico del Paris Haussmaniano de Napoleon III, donde gran parte de las construcciones religiosas eran a su vez neogóticas, sin olvidar  la impresionante reforma Vienesa con la Ring Strasse, donde el clasicismo imperial veía no obstante jalonar esta gran arteria que circunvala el centro de la capital del imperio Austro-Húngaro con edificios no solo neoclásicos, si no también neo-góticos, neo-renacentistas... (según el uso representativo del edificio)....

Opera de Paris. Icono del barroquismo del II imperio Francés.


Museo de historia Natural de Viena Icono del clasicismo del Imperio Austro Hungaro.


Pues si, a pesar de ello, y de que en cualquier guía turística o incluso arquitectónica de esas ciudades, o  en el pensamiento popular destaquen por sus "victorianas", "haussamanianas" o "imperiales" construcciones del S.XIX, Madrid es una vez más olvidada como el gran referente que si es, de un estilo que si es único, siendo el epicentro de esa búsqueda nacional de representación urbanística y arquitectónica, como capital y avanzadilla de la misma.

Plaza de Toros Monumental de Las Ventas. Madrid. Icono del Neomudejar


A partir de este momento, y con Madrid como punta de lanza, se construyen en España de forma sistemática todo tipo de edificios en estilo neomudéjar, y no solo los oficiales, que dan imagen al Estado y pretenden vertebrar la nación, si no todo tipo de construcciones como las Estaciones de ferrocarril, plazas de toros, teatros, ayuntamientos, colegios, residencias, hospitales, iglesias, conventos, cementerios, mataderos... también las fábricas y, esto especialmente en Madrid, edificios residenciales particulares.

La singularidad del estilo hace que en 1873 sea el modelo elegido para el Pabellón que iba a representar a España en la Exposición Universal de Viena de ese año. El proyecto fue realizado por Lorenzo Alvarez Capra, autor también de la iglesia de la Paloma de Madrid..

Pabellon Español Exposición Iniversal Viena 1873. Foto:El Independiente de Granada.

Decir además y como ya se discutía en el SXIX, que el mudéjar no es tan solo un estilo decorativo añadido a estilos arquitectónicos existentes, si no que la serie de conjunciones que en él se dan, tanto a nivel estructural como decorativo constituyen un estilo propio y único, como ya manifestó Fernando Chueca. O como indica Gonzalo M Borras, "El mudéjar no corresponde en sentido estricto ni a la historia el arte musulmán ni a la del arte occidental cristiano, ya que es un eslavón de enlace entre ambas, siendo un fenómeno singular de la historia del arte".
 
 
Virgen de La Paloma. Madrid. Foto:VirgendelaPaloma.es

 

A nivel estilístico, el arte mudéjar y por ende, el neomudéjar tiene dos principios inmutables sobre los que se desarrolla: el uso intensivo del ladrillo, tanto con una función constructiva, como con una función ornamental, ambas de una forma indisoluble. A su vez, otro de sus sellos característicos es la aparición de ritmos compositivos y series ornamentales  con reminiscencias y origen en los grandes monumentos hispano-musulmanes.
 
Calle Velazquez. Detalle edificio viviendas.
 
 

 
Plaza de Toros de las Ventas. Madrid Detalle de la Puerta Grande
 

El término mudéjar y por lo tanto, el de neomudéjar, ha dado lugar a confusiones y discusiones a lo largo de la histórica del arte, dado que lingüisticamente significa "aquel a quien se ha permitido quedarse". referente al colectivo de musulmanes que se quedaban en la España cristiana tras la ReconquistaEn el caso del arte mudéjar, no es este el colectivo responsable de este arte (o no el único) si no que es un estilo nuevo, que surge ya bajo el dominio cristiano de los territorios reconquistados y como fusión de elementos tanto musulmanes como cristianos, tanto a nivel decorativo (fundamentalmente musulmán, pero con un uso y finalidad distintos) como estructural (fundamentalmente cristiano, pero sin olvidar muchos elementos estructurales musulmanes) . Es por todo ello que se ha buscado sistemáticamente un término propio para este estilo "nuevo" y único, como fueron los términos "Románico Mudéjar" o "gótico mudéjar" que los historiadores del arte han desechado dado que suponen considerar unicamente a este estilo como decorativo, cosa que es claramente errónea.
 
Detalle fachada viviendas en calle Lagasca. Madrid. Bicromia decorativa.
 

Quizá la falta de visión "comercial" del pueblo español, frente al mercantilismo de otras sociedades occidentales, han llevado a esa ausencia de término más adecuado y a la falta de reconocimiento mundial tanto del estilo original como de sus neo-interpretaciones decimonónicas. No obstante, adecuado o no, el término "mudéjar" se ha ganado por si mismo el sitio en la historia de nuestra arquitectura. Y el neomudéjar, en una parte importante de la imagen del Madrid del siglo XIX y principios del XX, como podemos ver a continuación en algunos pocos ejemplos representativos, si bien la lista de edificios neomudéjares en Madrid es interminable (algunas veces mezclados con el historicismo al estilo Alhambra) y eso a pesar de las muchas destrucciones realizadas a lo largo del siglo XX (dificil no recordar el glorioso Palacio de Xifre en estilo historicista Alhambrista o la fábrica GAL)....
 
Desaparecida fabrica GAL Madrid (en Moncloa hoy edificio Galaxia).Foto: Urbancidades.

Desaparecido Palacio Xifre.Madrid.Hoy está Ministerio Sanidad.


Interior del desaparecido Palacio de Xifre.Madrid


Entre los arquitectos más destacados del neomudéjar, es quizá Emilio Rodriguez Ayuso el principal difusor del estilo. En las Escuelas Aguirre (1884) presenta su repertorio de soluciones ornamentales y decorativas.  
 
Escuela Aguirre, hoy Instituto Estudios Arabes. Madrid.
 
Torre de las Escuelas Aguirre. Madrid.
 

Otros muchos arquitectos como Jareño, el Marqués de Cubas, Velasco, Anibal Gonzalez, Jimenez Corera....aportaron sus obras a este estilo.
Son incontables los edificios de este tipo o que incluyen detalles neomudejares, veremos tan solo algunos ejemplos de cada tipo:
 
Estaciones de Tren, como Atocha y Delicias:
 
Estación de Atocha. Madrid
 

Fábricas, como la de Cervezas El Águila, obra de 1912 de Eugenio Jimenez Corera

Fábrica de Cervezas El Águila. Hoy rehabilitada como Archivo Histórico Regional.


Iglesias: Casi cada barrio de Madrid cuenta, al menos,  con un parroquia neomudejar, como la de San Fermin de los Navarros, de 1886  de Eugenio Jimenez Corera

Iglesia de San Fermin de los Navarros.


Residencias: Como ejemplo, la Residencia de la Fundación Fausta Elorz, a la que ya dedicamos una entrada:

Residencia de la Fundación Fausta Elorz


Periódicos, como la facha del Diario ABC, obra de 1896 del sevillano Anibal Gonzalez (autor de la Plaza de España de Sevilla):

Antiguo Diario ABC. Madrid.


Museos: Como ejemplo, el Museo e Instituto de Valencia de Don Juan, obra de 1889 de Enrique Fort, antiguo hotel residencia de D. Guillermo de Osma, que mezcla el historicismo árabe con un neomudejar rico en detalles:
























Pabellón neomudejar del Museo e Instituto de Valencia de Don Juan.Madrid


Edificios de viviendas:

Calle Velázquez



Calle Jorge Juan

Calle Lagasca

Calle Alcalá



Calle Alfonso XII


calle Velazquez


Calle Lagasca

 
 
Para más información:
 
-Cuadernos de arte español. História16. Gonzalo M. Borrás.

-Discurso Fddez de lso rios. Enlace

-Arquitectura neomudéjar madrileña de los siglos XIX y XX
 
-Arquitectura del SXIX. Alberto Daria Prícipe. Historia 16